Femiteca
Portada del sitio > Libros > Historia > Feminismo para principiantes

Feminismo para principiantes

Miércoles 29 de noviembre de 2006, por Nuria Varela

«El feminismo es un impertinente -como llama la Real Academia Española a todo aquello que molesta de palabra o de obra-. Es muy fácil hacer la prueba. Basta con mencionarlo. Se dice feminismo y, cual palabra mágica, inmediatamente, nuestros interlocutores tuercen el gesto, muestran desagrado, se ponen a la defensiva o, directamente, comienza la refriega».

Así comienza “Feminismo para principiantes”, un libro que responde a su título relatando de manera sencilla, amena y rigurosa tanto la historia como el pensamiento feminista.

El feminismo tiene una historia épica. Son ya tres siglos de hacer y deshacer el mundo, de alumbrar líderes fascinantes, un cuerpo teórico abrumador y una agitación social que ningún otro movimiento ha conseguido mantener tanto tiempo. El feminismo hizo suya la protesta simbólica, le dio la vuelta a la revolución sexual, desarrolló la teoría del género y acuñó un nuevo significado para el patriarcado. Todo esto se explica en “Feminismo para principiantes”.

«El feminismo es una linterna», asegura Nuria Varela y añade que «su luz es la justicia que ilumina las habitaciones oscurecidas por la intolerancia, los prejuicios y los abusos». Entonces, ¿por qué el feminismo ha sido vilipendiado y ridiculizado? ¿Por qué las feministas han sido tratadas de marimachos, feas o mujeres insatisfechas sexualmente? ¿Quiénes eran las sufragistas? ¿De dónde sale el feminismo radical? ¿Cómo y dónde surge la expresión violencia de género? ¿Qué relación hay entre el feminismo y los accidentes de tráfico? ¿En qué consiste la masculinidad? A todas estas preguntas se da respuesta en “Feminismo para principiantes”.

Por sus páginas desfilan mujeres apasionadas y apasionantes como Mary Wollstonecraft y Olimpia de Gouges y hombres precursores del primer feminismo como el joven cura Poullain de la Barre o el consecuente John Stuart Mill. También están las historias de las luchadoras sufragistas, las palabras de Sojourner Truth, mujer negra esclava liberada quien alza su voz preguntando «¿Acaso no soy una mujer?».

“Feminismo para principiantes” refleja el desconcierto que causan las primeras obreras, la voz del primer feminismo de clase con Flora Tristán, reportera de la miseria, o la regañina de Lenin a Clara Zetkin. También se muestra la lucidez de Alejandra Kollontai o la valentía de Emma Goldman a quien arrestaban tantas veces que llevaba siempre consigo un libro para leer en la cárcel.

En sus páginas se explica cómo el libro “El segundo sexo” hizo feminista a la mismísima Simone de Beauvoir, cuándo apareció Betty Friedan con el desenmascaramiento de la mística de la feminidad y por qué se organizaron las feministas radicales en el Movimiento de Liberación de la Mujer poniendo patas arriba la revolución sexual y reivindicando el derecho al placer o el redescubrimiento del clítoris. Tras ellas, tras las radicales, las aguas se desbordaron.

A partir de su teoría y su práctica, cada feminista comenzó a trabajar sobre su propia realidad. Las semillas echaron raíces con lo que el feminismo fue floreciendo en cada lugar del mundo con sus características, tiempos y necesidades propias. La expansión del feminismo ha sido tal que ya podemos hablar de él en plural: ecofeminismo, ciberfeminismo, feminismo de la igualdad o feminismo de la diferencia, feminismo lesbiano, institucional o académico. Y tiene opinión formada sobre todos los aspectos de la vida humana: la globalización, la violencia, la moda, la maternidad, el trabajo doméstico, el poder, la autoridad, la prostitución, la lengua o los medios de comunicación.

«¡Españoles, Franco ha muerto!» dijo el presidente Arias Navarro... y las españolas tardaron dieciséis días en organizarse. Arrancaba el feminismo español que había tenido brillantes precedentes como la gallega Concepción Arenal quien se vistió de hombre para poder entrar en la Universidad. Fue la primera. Después vendrían Emilia Pardo Bazán, Teresa Claramunt, intelectuales modernas y profesionales del Lyceum Club y las primeras asociaciones feministas, Clara Campoamor y el derecho al voto, el largo paréntesis de la guerra y la dictadura hasta llegar a la Transición y la efervescencia de aquellos años.

En “Feminismo para principiantes” también tienen voz mujeres desconocidas como Ana, una joven que sufre anorexia o Nora, una madre colombiana encarcelada en España.

“Feminismo para principiantes” termina con un capítulo dedicado a los tópicos y los prejuicios como «el mito» de Margaret Thatcher, aquel que dice: «Las mujeres, las peores» o relatos como la historia de la princesa de la bolsa de papel. En los anexos se recoge un conjunto de textos fundamentales del feminismo.

«Todo libro ha de ser necesario (...) Todo libro ha de completar a los anteriores. El conocimiento avanza con demasiada rapidez como para limitarse a recoger las fuentes clásicas, las ya domadas, y no interpretar las nuevas (...) Todo libro ha de revelar una verdad oculta. “Feminismo para principiantes” cumple las tres exigencias. (...) Todo libro ha de hacer pedazos el silencio. Creo, sinceramente, que Nuria Varela lo consigue».

Espido Freire (Prólogo del libro)

ÍNDICE

1. ¿QUÉ ES EL FEMINISMO?

La metáfora de las gafas violetas

2. LA PRIMERA OLA.

Comienza la polémica

Y el joven cura dijo: «La mente no tiene sexo»

Los Cuadernos de Quejas

¿Qué querían las mujeres del siglo XVIII?

La hiena con faldas

Una sangrienta represión

3. LA SEGUNDA OLA.

Del Sufragismo a Simone de Beauvoir

¿De dónde salen las sufragistas?

La Declaración de Sentimientos

La protesta suicida de Emily W. Davison

El derecho al voto, una estrategia de futuro

«¿Acaso no soy una mujer?»

John Stuart Mill: el marido de la feminista

Aparecen más mujeres raras: las obreras

Flora Tristán: reportera de la miseria

Feminismo y marxismo: un matrimonio mal avenido

Alejandra Kollontai: la mujer nueva

Emma Goldman: mujeres libres

Morir de éxito: el vacío de entreguerras

Simone de Beauvoir: «No se nace mujer, se llega a serlo»

4. LA TERCERA OLA.

Del feminismo radical al ciberfeminismo

El problema que no tiene nombre

La mística de la feminidad

Acciones, no palabrería

«¿Y esto era todo?»

Feminismo radical

Y las aguas se desbordaron

Feminismo de la diferencia

Feminismo institucional

Las más modernas: ecofeminismo y ciberfeminismo

La nueva tarea: nombrar y desenmascarar

5. FEMINISMO EN ESPAÑA.

De la clandestinidad al gobierno paritario

«Todas las mujeres conciben ideas, pero no todas conciben hijos»

«¿Por qué se ha de continuar llamándonos sexo débil?»

El ángel del hogar

Intelectuales, modernas y sufragistas en el Lyceum Club

Clara Campoamor: el derecho al voto

1975, Año Internacional de la Mujer

La explosión de la Transición

Una Constitución decepcionante

La primera escisión

Años 80: el aborto

Las feministas del siglo XXI

6. LA MIRADA FEMINISTA.

¿Para qué sirven las gafas?

Androcentrismo: el hombre como medida de todas las cosas

Patriarcado

Machismo y sexismo

Género

7. EL PODER.

Iguales ¿o quizá no?

«¿Qué es lo que no ha ido bien?»

Acciones positivas y cuotas

La paridad, principio democrático básico

Las trampas de los políticos

Autoridad no es sinónimo de poder

Pactos entre mujeres

Los derechos de los humanos y de las humanas

¿Dónde están las mujeres?

8. LA ECONOMÍA.

¿Cuánto vale el bienestar?

Las fresas y las uvas: la división sexual del trabajo

Trabajo doméstico, trabajo invisible

La ética del cuidado

Paro y salarios con apellido

El trasnochado techo de cristal

Las nuevas heroínas

Sexo, mentiras y precariedad

Otro problema que ya tiene nombre

Acoso moral

«¡Cuenten! ¡Cuéntenlo todo!»

«¡No me importan sus hijos! ¡Trabajen!»

9. LA GLOBALIZACIÓN.

Comerciar sin fronteras... y sin escrúpulos

Antiglobalización y redes de mujeres

Nora, una madre colombiana

Feminización de la pobreza

El cruce de caminos del capitalismo y el patriarcado: la prostitución

Distintas posturas feministas frente a la prostitución

10. LA VIOLENCIA.

Los crímenes del patriarcado

¿Por qué se llama violencia de género?

Una realidad éticamente inaceptable

Negar y ocultar

Historia de una Ley Integral

La ceremonia de la confusión

Las hermanas Mirabal

Una violencia universal

Mutilación genital femenina

11. EL CUERPO DE LAS MUJERES.

El botín más preciado

Enfermas de desencanto

El mito de la belleza

El harén de la talla 38

Trastorno de dismorfia corporal

Medicina y farmacología, cosas de hombres

Partos sin madres

«Mi cuerpo es mío»

Sabor de vendimia

12. LA CULTURA.

Mujeres de ficción

Mujeres con voz

El gran teatro del mundo

Voceros globalizados

Católicas por el derecho a decidir

Teología feminista

La Hija del Nilo

13. LA MASCULINIDAD.

¿Y los hombres qué?

Por cada mujer hay un hombre

La identidad masculina

El lastre de la masculinidad tradicional

Reacciones masculinas ante la lucha femenina por la igualdad

Los privilegios no son obligatorios

Masculinidad y conductas de riesgo

Los nuevos modelos

14. PREJUICIOS Y TÓPICOS.

Desenmascarando el machismo

La princesa de la bolsa de papel

Feminismo y machismo, no es lo mismo

Una revolución sin muertos

El padre de todos los prejuicios

Las mujeres, las peores

Las feministas: feas, insatisfechas sexualmente y marimachos

¿Yo feminista? No, no. Yo femenina

Paciencia, mujer, paciencia

Ya está todo hecho

El mito de Margaret Thatcher

Mujeres al volante, un buen ejemplo

ANEXOS

Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana. Olimpia de Gouges, 1791

Declaración de Sentimientos. Seneca Falls, Nueva York, 19 y 20 de julio de 1848

Sufragio Universal

La larga lucha institucional para conseguir que los Derechos Humanos también sean reconocidos para las humanas

Informe de la Real Academia Española sobre la expresión violencia de género. Madrid, 19 de mayo de 2004

Recomendación a los miembros de la Comunidad Económica Europea para el empleo de un lenguaje que refleje el principio de igualdad entre mujeres y hombres. Comité de Ministros del Consejo de Europa, 21 de febrero de 1990

Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer

Bibliografía

Índice Onomástico

Entrevista a Nuria Varela en Granada Digital

Nuria Varela: “El feminismo es una teoría política y filosófica crítica, un movimiento social que se basa en la justicia”

(F. Gordillo,08/11/2006)

Nuria Varela ha estado en la escuela Euroárabe hablando de feminismo en el transcurso de unas jornadas que tratan el tema de “Las mujeres en los espacios de autoridad” y GD se acercó hasta allí para hablar con ella.

El diccionario de la RAE dice que una de las definiciones de femenino hace referencia a lo débil, y aún se usa “sexo débil” para hablar de las mujeres. Varela considera que esto son “trampas del lenguaje y del diccionario”, especialmente a la hora de que muchas personas, incluyendo mujeres, consideren que el feminismo está en contraposición con el ser femenina, “el feminismo nunca ha estado enfrentado al hecho de ser mujer porque está hecho mayoritariamente por mujeres”, explica. “El feminismo es el gran desconocido y sus tópicos proceden del desconocimiento. Ningún movimiento se fija en el aspecto de sus miembros salvo el feminismo”, en respuesta al tópico de que las feministas son feas, desaliñadas y marimachos.

Varela defiende que “el feminismo no tiene nada que ver con el machismo”, la periodista señala que “el machismo es una forma de defender los privilegios del hombre que no tiene tradición intelectual, es un movimiento vital de supremacía”, mientras que el feminismo “es una teoría política y filosófica crítica, un movimiento social que se basa en la justicia”. Pero hablar de igualdad suele crear confusión, por eso el feminismo habla de que “hombres y mujeres son equivalentes”.

LA TEORÍA DEL GÉNERO

¿Somos diferentes hombres y mujeres?, la teoría del género sostiene que no es posible saberlo. Hay una diferencia evidente que es el hecho biológico del sexo, pero el género es algo distinto. El feminismo considera el género como el “proceso de culturización que se hace con el niño o la niñas por el hecho de nacer niño o niña”, explica Varela. De manera que no es posible afirmar que a los niños les gusta el fútbol y a las niñas las muñecas porque desde el momento mismo en que la ecografía decía que el bebé en camino iba a ser chico o chica, ya se estaba eligiendo el color de las paredes del cuarto, el diseño de su ropa, los juguetes con los que jugaría y las imágenes que vería. “Si se criaran exactamente iguales se podrían ver cuáles son realmente nuestras diferencias”, dice Varela.

En cuanto a lo que realmente es “ser mujer”, la periodista considera que “ser mujer es simplemente ser lo que cada una pueda ser. Lo justo es que hombres y mujeres sean lo que quieren ser y lo que les permitan sus capacidades, y no lo que la sociedad decida en función del sexo”.

EL FEMINISMO SILENCIADO

Para explicar esta afirmación tenemos que remitirnos a la cita que abre este artículo, y añadir la que sigue, igualmente del libro “Feminismo para principiantes” de Nuria Varela: “Dice el Diccionario de la RAE ¡en su vigésima segunda edición del año 2001! Feminismo: “Doctrina social favorable a la mujer, a quien concede capacidad y derechos reservados antes a los hombres. Movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres”. Tres siglos y los académicos aún no se han enterado de que exactamente eso es lo que no es el feminismo. La base sobre la que se ha construido toda la doctrina feminista en sus diferentes modalidades es precisamente la de establecer que las mujeres son actoras de su propia vida y el hombre ni es el modelo al que equipararse ni es el neutro por el que se puede utilizar sin rubor varón como sinónimo de persona”.

“El feminismo es algo silenciado. El feminismo fue tan silenciado en España tras 40 años de dictadura franquista, que cuando nos incorporamos a la Universidad creíamos que éramos las primeras, pero hubo otras y no lo supimos”, afirma Varela.

Sin embargo hay mucho trabajo detrás de los avances del feminismo, especialmente en los recientes logros legislativos. Varela señala que existe también un “feminismo difuso”, creado por el quehacer de muchas mujeres que, sin considerarse feministas toman “conciencia de que tienen derechos y están resueltas a ejercitar esos derechos”.

Varela cita en su libro a Ana de Miguel: “Las mujeres de la Revolución Francesa observaron con estupor cómo el nuevo Estado revolucionario no encontraba contradicción alguna en pregonar a los cuatro vientos la igualdad universal y dejar sin derechos civiles y políticos a todas las mujeres”. Esta es una de las razones por las que habla Varela del feminismo como algo silenciado, algo incómodo o un impertinente, como lo llama la periodista.

“Así, el nacimiento del feminismo fue inevitable porque hubiese sido un milagro que ante el desarrollo de las nuevas aseveraciones políticas -todos los ciudadanos nacen libres e iguales ante la ley- y el comienzo de la incipiente democracia, las mujeres no se hubiesen preguntado por qué ellas eran excluidas de la ciudadanía y de todo lo que ésta significaba, desde el derecho a recibir educación hasta el derecho a la propiedad.”, señala en su libro la periodista.

300 AÑOS DE HISTORIA Y MUCHO CAMINO POR DELANTE

Varela manifiesta que “este es el momento más rico del movimiento feminista, porque hay feministas trabajando en la lengua, en la medicina, en el urbanismo, en la farmacología, en el derecho, en la economía, en la política..., “no hay área del saber humano donde no se esté trabajando, pero también en otras sociedades por todo el mundo”. En España, apunta Varela, “ya hay tres generaciones de feministas activas”.

“Ése es el espíritu del feminismo: una teoría de la justicia que ha ido cambiando el mundo y trabaja día a día para conseguir que los seres humanos sean lo que quieran ser y vivan como quieran vivir, sin un destino marcado por el sexo con el que hayan nacido.”

Aún así, Varela se confiesa pesimista cuando habla de lo que aún queda por delante: “Creo que hay mucho trabajo por parte de las mujeres y poco en cuanto a la igualdad por parte de los hombres. Mientras los hombres no sueñen también con sociedades más justas y libres tendremos muchas dificultades”. La periodista señala que “a todos nos interesa una sociedad más justa, más libre y más pacífica, y son excepción los hombres que se preocupan por la igualdad y por el equilibrio de la situación, porque aún no entienden que la pérdida de los privilegios no es la pérdida de los derechos, y los que poseen los privilegios deben dejarlos en pro de una sociedad más justa”.

P.-S.

Editorial: Ed. B, Barcelona
Publicación: 2005
Precio: 17’50 €
Páginas: 410
ISBN: 84-666-2062-1

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0